EL REFUGIO DE VEGABAÑO

Los recuerdos son como la llovizna, salpican pero no mojan, van llegando como con cuentagotas hasta fraguarse en la mente, donde terminan cristalizando hasta dar forma a los sentimientos.

La novela te arrastra por un torrente de emociones y sentimientos, sin nunca perder el ritmo hasta su desenlace.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *