SELKIE

La ciudad se apoderó de sus almas sin intervenir en el devenir de sus acciones. Inconscientes de quién cogió del brazo a quién o qué cabeza se apoyó primero en el hombro del otro, por unos momentos el subconsciente se esfumó; las conciencias se mitigaron, desapareciendo imbuidas en un profundo sueño.

El carácter bucólico de la narración, invita a los  arriesgados lectores a transitar por parajes desconocidos, alejándose de lo convencional.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *