SELKIE

Sebastián Minaya irrumpe en la casa de su tío, para investigar sobre el pasado de su familia. Allí se encuentra con la misteriosa desaparición de Aldara, la esposa de un escultor íntimo amigo suyo. La pericia de Antonio Pereira a la hora de tallar la fisonomía humana, siempre dejó indiferente a Aldara, descontenta con la marcialidad de su obra, le exigía abandonar las formas romanas y mirar hacía el primitivismo de los egipcios. Antonio Pereira comparaba a su esposa con una Selkie, enigmática e introvertida. Estaba convencido que algún día recuperaría su piel de foca y lo abandonaría para siempre sumergiéndose en las torrenciales aguas del Cuacos. Un día desapareció sin más y sus peores temores se hicieron realidad.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *