EL HOMBRE ERRANTE

No necesito de ropajes caros, ni ridículos abalorios que me aten como un esclavo a un mundo lleno de lujo y codicia. No soy de ninguna parte, ni a nadie pertenezco. 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *